Translate

dilluns, 23 de setembre de 2013

CRÓNICA DEL NACHO


TRIATLON TORO-LOCO - BOLA DEL MUNDO (MADRID)






A continuació recollim la crònica enviada pel nostre amic Nacho Tomé que aquest cap de setmana va realitzar un Triatló a prop de Madrid amb les següents característiques.

Doscientos corredores se dieron cita en la salida del que es ya seguro uno de los triatlones de larga distancia más duros del país.
Se contó con dos distancias a elegir: la larga con 1500 metros a nado, 37 kilómetros en bicicleta y 10 kilómetros a pie , y la corta con 750 metros de natación,28 subidos en la bicicleta y 6 kilómetros para terminar el recorrido corriendo.

El embalse de Navacerrada, sus pueblos y cimas como la Bola del Mundo, el Cerro de Valdemarín y la Cabeza de Hierro Menor, fueron los escenarios elegidos para la mañana del domingo. El ambiente que se vivía por la sierra de Madrid era espectacular. Todo preparado y listo para una auténtica jornada deportiva.





Cronica triatlon Toro Loco - Bola del Mundo, autor Nacho Tomé.

PIPI  PIPI PIPiiiiii



5:30 a.m. suena el despertador y con un madrugón digno de las míticas maratones, nos toca desayunar para salir pitando hacia la sierra, nos espera una triatlón en modalidad olímpica, pero sabemos que no se parece en nada a lo que antes hayamos podido haber hecho.

A las 6:30 salimos desde casa hacia Navacerrada, nos sorprende ver a la altura de Colmenar un ciclista por el carril bici, ¿a las 6:40??? Joder! pensamos, los hay que les tienen más apretados que a nosotros con la hora jajajaja.  Llegamos en 30 minutos, al llegar solo hay chuzos y tíos en mallas, el sol ni se intuye. Cogemos las cosas y salimos hacia la salida. Al llegar, cola que te crio, que además no va muy rápida… empieza el acojone… verás cómo me toca ponerme el neopreno con la bocina, pensamos.

Nos toca! Un niño nos marca con rotulador  la espinilla y el hombro… Pedazo manchurrón! El Eding este no nos lo quitamos ni en dos semanas.

Dejamos la bici, colocamos las cosas con más dudas de lo normal; estamos en la sierra, agua fría, empiezas bajando con la bici, ¿tendré frío? Cojo ropa…. No! Espera que luego te subes el puerto… coño! ¿Qué hago? Ves de todo… chubasqueros, manga larga, sin mangas… al final piensas, “ a tomar por culo” lo decido al salir del agua.

A cinco minutos de las 8:00 (hora de salida) nos recuerdan que tenemos que meter en neopreno en una bolsa que no tenemos y que en nuestro caso, ni llevamos puesto!!! CORRE! Pilla bolsa, mete la mochila, pon etiqueta, …coño, la bolsa para meterte el neopreno!    Al final piensas, con esto no me hace falta calentar, menudas series me estoy metiendo…



Salimos del box hacia el agua, están casi todos ya preparados y vemos unos cuantos palpando el agua… ¿Qué hacéis? Preguntamos;  Se le han caído las gafas, contesta. En eso que noto algo largo y blando en el pie, lo cojo… y, unas gafas! Se las doy y el hombre emocionado me da un abrazo que casi me ahoga, menudo “Toro” el tío!

Se salía de la orilla con agua a 20º y por las rodillas, nos esperaban dos vueltas de 750m. Éramos pocos, así que salvo las clásicas ostias del principio la natación la hicimos cómodos, luego quedaba “lo bueno”, al acabar la primera e iniciar la segunda vuelta, se salía del agua, en lo que me encontré con un chaval que iba mirando con cara de “por favor, me ayudas” a todos cuantos pasaban por su lado; en eso que me paro y le pregunto ¿Qué te pasa? Y me dice: “pensaba que salíamos y me he desabrochado el neopreno… ¿me lo abrochas?” Le pido que se gire y … coño! Pero si parece rota la cremallera, a lo que me apunta el chaval, “No!, es que se abrocha de arriba abajo y tienes que unir el principio como la cremallera de una chaqueta…” Anda, leches! Vale, vale… se lo abrocho, me llevo otro abrazo y cuando me voy a meter a nadar, veo que se tiraba sin las gafas puestas ( estaba emocionado el hombre!) y le digo: “las gafas, macho!, Las gafas!”

Después de tanto abrazo de Teletubbie , salimos del agua, vamos a la transición , me encuentro con Jose que ya había acabado pues con el neopreno “vuela”. Como es costumbre se recrea en la transición y aunque sale antes, no tardo mucho más en salir. Al final, los manguitos anudados al manillar, con las mallas de montaña con badana (Hokö) y una camiseta seca (4Rocs) empezamos la bici. Dos vueltas “planas” antes de iniciar la subida al puerto de Navacerrada. En la parte baja, me dejo llevar por la emoción e intento que entre varios tiremos, no tengo mucho éxito (luego entenderé porque) y cuando ya encaramos Navacerrada, a la altura del Ventorrillo algunos van cayendo, otros (del sprint la mayoría) te pasan… y yo detrás de un tiarro de 1,90 que me va radiando el puerto. “ahora curva, descanso y luego subida fuerte” “reserva que luego en la fuente de los geólogos vuelve a picar”… vamos tirando; y yo me voy desgastando sin darme cuenta.



Llegamos al puerto, con ambientazo  empezamos a subir Bola del Mundo. DIOS!!!! Pensaba que era duro, pero ¿Qué coño es esta subida? Que subida, ¡pared!  Empiezo a hacer zetas, las piernas van muy muy justas, en qué coño pensaba cuando tiraba en el llano y seguía al “tocho”, que ya antes de empezar se largo. Nada más empezar uno de delante se baja, y pienso “mierda, ni le mires”; apunto estuve de quedarme con él.  Seguimos con zetas, ponernos de pie, mas zetas… al final no sé cómo me verían pero un señor me acompaño casi cien metros dándome animos, diciéndome que me abriera en las curvas… bueno, una odisea, que al final cuando coronas dices eso de “¡POR FIN! Qué alivio!”



Entramos en la T2, en una bolsa han guardado lo que dejamos para usar en la carrera a pie; bueno, carrera, carrera… lo que es carrera, para muchos no lo fue. Me siento, me pongo las zapatillas y “zas” tirón en el cuádriceps… empezamos bien! Y aquí que es donde yo tenía que recuperar… estiro, me dan agua y a trotar.

Empieza por una pista “plana” hasta la altura de Bola (repetidores) y en seguida empieza a bajar, ahí cuando empezaba a coger a quienes me habían dejado tirado en la bici, “zas” otro tirón en el isquio… párate a estirar, esta vez a conciencia y mientras repasa mentalmente como bajar sin forzar isquios… “subir rodillas”, eso!

Con eso en mente, sigo poco a poco hasta el avituallamiento del km 2, donde me bebo tres vasos de agua con sales, sigo trotando y veo que de piernas voy bien, de pulmón no tanto, quizá por la altura pero me permite correr en llano y trotar en subidas.  Voy dando caza a corredores que van andando en las subidas y con miedo en la zona de rocas (casi escalada) de Cabeza Menor, donde te hacen una foto, te dan una goma de pelo y ¡ a volver!

Ya casi recuperado totalmente de músculos, pienso , ¡a tope! A bajar que es lo que te gusta! Cuerpo hacia adelante, rodillas dobladas y movimientos rápidos de pie, concentrado en donde poner los dos siguientes pasos vamos ganando metros y pasando gente.  Allá por la subida a Cabeza adelante a mi grupo ciclista y tenía claro que bajando no me cogían, seguro!

En eso que a media bajada oigo ruido detrás mío… y pienso,… no puede ser! Me giro, y si! Alguien más colgao aún! A todo meter nos ponemos en paralelo y seguimos bajando, de club “Tierra Trágame”, claro, no podía ser de otra forma… veo que había un tercero, que en la subida a Valdemarín me aguanta el ritmo, pero al volver a bajar y a falta de 2km que decidí darlo todo ya se quedo.



En los últimos 250 metros que hace bajada había algún que otro triatleta “al uso” que bajaba muy muy pegado (o acojonado) y opte por tirarme acabando de rematar la faena en 3:31 y el 23 de la clasificación.

Jose llegaría unos minutos después harto de tanta piedra, pero muy muy entero.



Así que para que el próximo año, os lo recomiendo … pero el Half! Con dos…










1 comentari: