Translate

dimecres, 12 d’octubre de 2011

proeza o inconsciència?

Amber Miller, la madre de Chicago


Amber Miller, con su bebé
El pasado domingo, Amber Miller, embarazada de nueve meses, cruzó la meta de la Maratón de Chicago seis horas después de darse la salida. Por la noche dio a luz a su segunda hija. Nadie recuerda nada igual.
Miller, de 27 años, notó las primeras contracciones en los últimos kilómetros de la carrera. Después de finalizar, se fue con su marido a cenar algo, pero las contracciones aumentaron y se trasladaron al hospital. A las diez y media de la noche, daba a luz a June, una bebé de 3,100 kilos. “Pensé que tenía que comer algo tras la carrera. Las contracciones se hicieron más regulares después de cruzar la meta, así que paré a tomar un sandwich y luego fui al hospital”, explicó Amber al Chicago Tribune.
“¡Venga ya!”, es la respuesta de Alessandra Aguilar, la número uno del maratón español cuando se entera, a través de Público, de la historia de Amber Miller. “¡Qué barbaridad! Yo pensé que eso no se podía hacer”, insiste Aguilar.
La corredora gallega recuerda los casos de atletas españolas que se mantuvieron activas durante el embarazo “pero no hasta ese punto. Loli Checa y Beatriz Ros hacían body trek [caminar en la máquina elíptica], pero no en las últimas semanas del embarazo”, cuenta Aguilar.
¿Por qué se arriesgó Miller a correr una maratón en sus circunstancias? Según cuenta ella misma, su médico se lo autorizó “si alternaba periodos caminando con otros corriendo”. Y eso es exactamente lo que hizo esta corredora de maratones populares. El domingo, Miller completó el Maratón de Chicago alternando tramos de tres kilómetros corriendo con otros tres andando.
“Esto es una locura”, dice la doctora Ana Isabel de la Fuente, especialista en medicina deportiva y médico del Getafe. “Me parece algo surrealista, aunque en el caso de esta chica, si es corredora de maratón, lo lógico es que siga haciendo ejercicio. Pero lo peligroso es que esto anime a otras mujeres a imitar su ejemplo. Sí es verdad que cada vez se intenta que las deportistas embarazadas duren más haciendo ejercicio a medida que avanza la gestación, pero una maratón es muy agresiva: son muchos impactos contra el suelo. Y el niño va dentro”, explica la doctora.
“De todos modos, es algo digno de admirar”, confiesa Aguilar, una atleta de 2h27:00 en maratón, quien añade que “seguro que es una chica que ama este deporte. Es impresionante lo que ha hecho y, si contaba con supervisión médica, pues se puede entender, aunque yo no sé si lo haría. Yo recomiendo a las embarazadas que hagan deporte con cuidado y vigilando el pulso”

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada